20 Ago, 2018

El Soumaya como símbolo de la flexibilidad del metal

COMPARTE

El Soumaya como símbolo de la flexibilidad del metal

El Museo Soumaya se ha vuelto en uno de los puntos obligados de visita en la Ciudad de México y no sólo por las maravillosas piezas de arte que se pueden apreciar en su interior, sino por su vanguardista diseño arquitectónico.

Su importante ubicación ha ayudado a que se vuelva parte de los más importantes tours que se dan por la ciudad, ya que se levanta sobre el nuevo desarrollo inmobiliario de Plaza Carso en Polanco, una de las zonas más cosmopolitas de la ciudad.

El enfoque artístico del Museo es hacia el arte ecléctico, contando con cerca de 70,000 objetos que datan desde el siglo XV al XX y presenta la colección privada más grande del mundo de esculturas de Auguste Rodin.

Además, dentro del edificio se encuentra también el teatro Abril de Anton García y el fuertemente conocido Museo Jumex, por lo que se trata de un lugar donde se puede apreciar el arte en todas sus formas.

La arquitectura del Soumaya

Estructuralmente hablando, el edificio se sitúa sobre una plaza informal donde se encuentra un acceso de una gran escalera que conduce al interior del museo.

En su exoesqueleto, se puede apreciar una piel de 16,000 fichas hexagonales espejadas de acero, que se inspiraron en el uso de fachadas con tejas de cerámica de la época colonial. Este es uno de los elementos que hace que el diseño del museo sea tan llamativo, pues el juego que la luz tiene sobre las fichas metálicas a diferentes horas, hace que observar el edificio sea todo un espectáculo.

La combinación de las fichas metálicas, junto con una estructura curvilínea y de compleja geometría es lo que ha convertido al museo en uno de los proyectos arquitectónicos más admirables del mundo.

Toda esta impresionante estética descansa sobre 28 vigas curvas de acero de diferentes tamaño, que sirven de estructura y soporte para el edificio y se complementa con un sistema de siete anillos en cada planta que brinda estabilidad y resistencia.

Un reto superado

Aunque se vea como un edificio en el que todo fue colocado con precisión, los arquitectos e ingenieros del Soumaya se enfrentaron a muchos retos para alcanzar a construir una estructura de tal calibre.

Para evitar el más mínimo error, Fernando Romero, arquitecto del edificio trabajo en conjunto con una empresa de tecnología llamada Gehry Technologies, la cual permitió a través de un sofisticado software estudiar estructuras tridimensionales de la construcción que pudieran prever conflictos y facilitaran el realizar cambios al proyecto en tiempo real.

De forma que no solo la estructura del edificio quedó libre de error, sino que todas las necesidades y servicios internos del mismo fueron previstos antes de que surgieran.

Categorías: Diseño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

¿QUIERES NUEVOS ARTÍCULOS ANTES QUE NADIE?

x

PONTE EN CONTACTO

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo en las próximas 48 horas

x

Recibe nuevos artículos antes que nadie

x

Cuéntanos de tu proyecto

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo en las próximas 48 horas